¿Qué es la terapia craneo-sacral?

Se trata de un sistema de terapia manual suave y profundo, desarrollado por el osteópata estadounidense Dr. William G. Sutherland a comienzos de siglo. La Terapia Craneosacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal . Este impulso puede ser percibido como un movimiento respiratorio sutil en todas las estructuras que componen el sistema craneosacral (encéfalo, médula espinal, liquido cefalorraquídeo, meninges, huesos craneales, pelvis y sacro), y se transmite también a todos los órganos y tejidos corporales. La potencia y calidad con que emerge y se transmite este impulso a todo el organismo determina su estado de salud y vitalidad.
Craneo-Sacral

¿Cómo funciona?

En respuesta a golpes físicos, o tensiones, problemas emocionales, etc. los tejidos del cuerpo se contraen. En ocasiones, esta contracción - sobre todo si el golpe ha sido fuerte o el trauma emocional intenso - queda contenida en el cuerpo, limitando su buen funcionamiento, y creando restricciones que provocan problemas que pueden durar años. El movimiento craneosacral las refleja como áreas de congestión o restricción. Un terapeuta entrenado puede percibirlas, identificar su origen y trabajar con ellas.

El complejo cuerpo-mente es un sistema espontáneamente autoorganizado que, al recibir la información correcta de su propio desequilibrio, tiene la capacidad de equilibrarse por sí mismo.

Una parte integral de este trabajo es la toma de conciencia del propio proceso vital.

Generalmente es necesario realizar una serie de sesiones para obtener todos los efectos beneficiosos que esta terapia puede ofrecer.

¿ A quién puede beneficiar?

La terapia craneosacral es tan suave y segura que es apropiada para personas de todas las edades, desde ancianos hasta niños y bebés, así como durante el embarazo y posparto, después de una operación, un accidente o en condiciones de fragilidad.

Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de auto curación.

El énfasis del trabajo radica en acompañar a la persona a restablecer su expresión de salud.

La siguiente lista muestra algunas de las condiciones, entre otras que no nombramos, que pueden responder favorablemente a la terapia craneosacral:

  • Alergias
  • Alteraciones de la ATM
  • Ansiedad
  • Artritis
  • Artrosis
  • Asma
  • Bronquitis
  • Ciática
  • Depresión
  • Diabetes
  • Dificultad en el embarazo
  • Dolor articular
  • Dolor y tensión Escoliosis
  • Estrés
  • Hernias
  • Hiper o hipotiroidismo
  • Hiperactividad
  • Insomnio
  • Lesiones deportivas
  • Lumbago
  • Migrañas
  • Neuralgias
  • Parálisis facial
  • Problemas digestivos
  • Secuelas de accidentes
  • Sinusitis
  • Zumbido en los oídos